lunes, 31 de agosto de 2009

Costes y beneficios de la musculatura desarrollada en los varones.


¿Por qué son los músculos de los varones mayores que los de las mujeres (61% más de masa muscular)? En parte, está claro, porque evolutivamente el varón era el que tenía encomendadas la lucha y la caza. Pero también, quizá, porque a las mujeres les gustan los hombres que pueden hacer estas cosas bien, y por lo tanto se ven atraídas por los hombres musculosos. Ambos fenómenos, competir con los miembros del mismo sexo y presumir ante los del opuesto, están sujetos a un mecanismo evolutivo conocido como selección sexual. Fue la selección sexual la que creó la cornamenta del ciervo o la cola del pavo real y, según William Lassek de la Universidad de Pittsburgh y Steven Gaulin de la Universidad de California en Santa Bárbara (ambas instituciones en los EE.UU.), también explica los músculos de los varones. Su investigación aparece publicada en Evolution and Human Behavior.

El rasgo definitorio de las características seleccionadas sexualmente es que son caras de mantener. Dado que, ya sea compitiendo o atrayendo, sólo vale lo mejor, los recursos disponibles se dedican a ellas, casi sin tener en cuenta las consecuencias. Lassek y Gaulin demuestran en su estudio que esto es cierto para la musculatura masculina.

Los investigadores tomaron sus datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de los Estados Unidos, que recogió datos de 12.000 varones y mujeres estadounidenses durante 6 años. Encontraron que los varones requieren un 50% más de calorías que las mujeres, incluso después de corregir por niveles de actividad, y que su masa muscular es el mejor parámetro para predecir su ingesta de calorías (mejor que su ocupación, activa o sedentaria, o su índice de masa corporal, una medida de la obesidad).

Aparte del coste energético existe otro asociado a ser musculoso: los sistemas inmunitarios de los hombres son menos eficaces que los de las mujeres (lo que ya se sabía) y es peor cuanto más musculoso es el varón (esto es nuevo).

También hay beneficios. Cuanto más musculoso es un varón, informa de más compañeras sexuales, tanto en el último año como en toda su vida, y más temprano comienza a tener relaciones sexuales. Esto podría ser debido, en parte, a la capacidad de intimidar a rivales más débiles; pero el freno que pone la ley a las formas físicas de intimidación en las sociedades desarrolladas hace que sea más probable que sea la elección de las mujeres la responsable de estos datos. De hecho, estudios anteriores han confirmado lo que todo el mundo sabe, que las mujeres, en general, prefieren bíceps grandes y torsos triangulares.

Como los músculos tienen esos costes tan elevados, Gaulin y Lassek opinan que se dan las dos formas de selección evolutiva, cada una favoreciendo una característica distinta: la selección natural, que tiende a reducir el gasto metabólico y favorece la longevidad, y la selección sexual, que cambia los anteriores por oportunidades extra para aparearse. Este conflicto explicaría el rango de musculatura que se observa en los varones. En el pasado, el varón fuerte habría tenido mayores oportunidades de aparearse, pero el más débil le habría sobrevivido lo que le habría ofrecido mayor éxito reproductivo en el transcurso de su vida más larga.

La ironía para el débil es que hoy día pierde su ventaja. Las mismas leyes que le protegen de la agresión hacen que el musculitos tenga menos posibilidades de morir pronto a consecuencia de una pelea. La medicina moderna, por otro lado, compensa la debilidad del sistema inmunitario del musculitos frente a las infecciones letales.

Así que ya lo sabéis, el deporte es salud y éxito reproductor.

Referencia:

Lassek, W., & Gaulin, S. (2009). Costs and benefits of fat-free muscle mass in men: relationship to mating success, dietary requirements, and native immunity Evolution and Human Behavior, 30 (5), 322-328 DOI: 10.1016/j.evolhumbehav.2009.04.002

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Para darle más precisión al asunto digamos qeu el cuerpo de los fisicoculturistas, de hecho, no les gusta a las mujeres. Por lo tanto no puede ser que mientras más musculosos más parejas sexuales disponen, debe haber algún límite asintótico jeje.

César dijo...

Gracias para el comentario.

Tal y como yo lo veo el fisioculturismo es la exacerbación de una tendencia natural genética, de origen evolutivo por tanto, que es lo que aquí comentamos. Hablamos de tendencias generales en la población no de actos realizados por un pequeño porcentaje de la misma. En la misma línea, no hay que confundir la conducta sexual general con la de un adicto al sexo.

Por otra parte, podría pensarse que el fisioculturista busca en el desarrollo al máximo de su musculatura un "reforzamiento de su posición en la manada", no sólo ante las mujeres. Por poner un ejemplo muy gráfico, las películas de acción de Schwarzenegger, atraen básicamente a un público masculino y en ninguna aparece como sex-symbol.

Un saludo.