martes, 23 de junio de 2009

La competencia social y el tamaño del cerebro humano.


Durante los últimos dos millones de años el tamaño del cerebro humano se ha triplicado, creciendo mucho más rápidamente que el de otros mamíferos. Un grupo de investigadores de la Universidad de Misuri (EE.UU.) ha examinado las razones de esta expansión del cerebro humano, estudiando para ello las posibilidades de tres posibles hipótesis: el cambio climático, los requerimientos ecológicos y la competencia social. El equipo encontró que la mayor causa de incremento de la capacidad craneal fue la competencia social.

Para comprobar estas tres hipótesis, David Geary y Drew Bailey recogieron datos de los cerebros de 175 homínidos de entre 1,9 millones y 10.000 años de antigüedad, desde el Homo habilis. Realizaron un análisis multivariante que permite la evaluación simultánea de variables que representan a cada uno de estos tres factores potencialmente selectivos. Para cada fósil se tabuló la localización geográfica (latitud), la prevalencia de parásitos dañinos, la temperatura media anual y la variación anual de temperatura. Se incluyeron asimismo una variable proxy para la densidad de población y dos índices de variabilidad paleoclimática para la época en la que fue descubierto cada cráneo. La tabla completa con la lista de fósiles puede verse aquí (PDF).


Los resultados revelaron contribuciones independientes de la densidad de población, de la variación paleoclimática y de la variación de la temperatura a la hora de predecir el cambio en la capacidad craneal. Aunque los efectos de la variabilidad paleoclimática y la variación de temperatura apoyan la hipótesis del cambio climático, la proxy de densidad de población es la que tiene mayor poder predictivo. Así, los tres factores tienen influencia pero el crítico es la densidad de población.


La interpretación de los resultados que hacen Geary y Bailey es que en áreas con mayores poblaciones humanas se incrementa la intensidad de la competencia social. Cuando los humanos tienen que competir para cubrir sus necesidades y por el estatus social, que permite mejor acceso a estas necesidades, un cerebro mayor es una ventaja.


Según los investigadores los cambios climáticos globales y las emigraciones desde el ecuador también contribuyeron a que los humanos fuesen mejores afrontado los cambios climáticos. Pero, según ellos, la importancia de lidiar con el clima fue mucho menor que la de lidiar con la gente.

Puede ser interesante leer: La esencia del comportamiento social humano (y 2): la masificación trajo la cultura.

Referencia:

Bailey, D., & Geary, D. (2009). Hominid Brain Evolution Human Nature, 20 (1), 67-79 DOI: 10.1007/s12110-008-9054-0