martes, 9 de junio de 2009

Cinco factores para mantener la agudeza mental con ochenta años.


Aunque se han identificado varios factores de riesgo para la pérdida de la agudeza mental que conlleva el envejecimiento, se conoce mucho menos sobre los factores que permiten predecir el mantenimiento de la función cognitiva a edad avanzada. Un estudio publicado hoy en Neurology por Alexandra Fiocco de la Universidad de California en San Francisco (EE.UU.) y sus colaboradores, revela qué factores influyen, cuánto influye cada uno y qué se puede hacer para tener un cerebro en forma con ochenta años.

No todo el mundo sufre un deterioro de la función cognitiva cuando envejece. La gente mayor que hace ejercicio al menos una vez a la semana, tiene al menos una educación a nivel de bachillerato y una alfabetización a nivel de 3º de la ESO (las competencias que tiene un estudiante que aprueba el nivel educativo correspondiente a 14-15 años), son no fumadores y son socialmente activos tienen mayor probabilidad de mantener sus habilidades hasta los ochenta años.

El estudio siguió a 2509 personas con funciones cognitivas buenas de entre 70 y 79 años durante 8 años. La función cognitiva se midió usando el “Examen modificado de estado mental (versión mini)” al principio del estudio y a los 3, 5 y 8 años. Se emplearon métodos estadísticos para clasificar a los participantes en “mantenedores”, “decrecientes leves” y “decrecientes graves”

Muchos de los participantes mostraron una disminución en la función cognitiva. El 53% mostró un declive asociado con la edad normal y un 16% un deterioro cognitivo importante. Sin embargo, el 30% de los participantes no mostró cambios, o incluso aumentó, los resultados de los tests a lo largo de los años.

Los investigadores examinaron entonces qué factores hacían a las personas que mantenían su agudeza mental diferentes de los que perdían sus capacidades con los años. Los resultados trazan un perfil claro. Exponemos a continuación los cinco factores hallados con la indicación de en qué porcentaje aumenta la probabilidad de mantener la capacidad cognitiva, comparado con alguien que no tenga ese factor:

· Ejercicio moderado a vigoroso al menos una vez a la semana: + 30%

· Educación al menos a nivel de bachillerato: +300%

· Alfabetización al menos a nivel de 3º de ESO: +500%

· No fumar: +200%

· Trabajar/vivir en pareja: +24%

Vemos que los que más influyen son la educación y qué se hace con ella. Otros, como el ejercicio, el fumar, la actividad social son comportamientos que podemos cambiar. En cualquier caso, este estudio supone un paso más en nuestra compresión de los mecanismos del envejecimiento.

Referencia:

K. Yaffe, A. J. Fiocco, K. Lindquist, E. Vittinghoff, E. M. Simonsick, A. B. Newman, S. Satterfield, C. Rosano, S. M. Rubin, H. N. Ayonayon, T. B. Harris (2009). Predictors of maintaining cognitive function in older adults: The Health ABC Study Neurology, 72 (June), 2029-2035