jueves, 29 de octubre de 2009

De cómo el gen egoísta usa a las abuelas.


La mayoría de las mujeres tienen su último hijo antes de los 40 años. ¿Por qué la evolución favorecería este corte, especialmente cuando la mayoría de los mamíferos se reproducen hasta que mueren? Un nuevo estudio [1], elaborado por el equipo de Leslie Knapp de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y publicado en Proceedings of the Royal Society B, viene a apoyar la “hipótesis de la abuela”, la idea de que las mujeres más mayores difunden sus genes con mayor eficacia ayudando a sus hijas a cuidar de los hijos de ésta.

En 1998 Kristen Hawkes (Universidad de Utah; EE.UU.) y sus colegas propusieron que las abuelas prestaban sus habilidades y experiencia al cuidado de sus nietos [2]. Hawkes y otros autores citaban a los Hazda, un grupo de recolectores de Tanzania, en el que las abuelas buscan tubérculos mientras sus hijas daban de mamar a sus bebés. Dado que los tubérculos se piensa que se convirtieron en una base de la alimentación en los primeros días de la evolución humana, puede que en nuestra especie hubiese una ventaja selectiva para “hacer de abuela” en vez de “hacer de madre” por parte de las mujeres mayores.

Durante la última década varios investigadores han intentado comprobar la hipótesis centrándose en la relación entre las abuelas y sus nietos. Algunos estudios encontraron una relación entre el hecho de que la abuela viviese cerca de sus nietos y/o viviese más tiempo y las tasas de supervivencia de los nietos. Otros estudios, sin embargo, no encontraron correlación alguna.

Para intentar resolver estas inconsistencias, el equipo de Knapp propuso la “hipótesis de la abuela unida por el X”. Hay varios grados de parentesco entre las abuelas y sus nietos, en particular en lo que concierne al cromosoma X. Así, las abuelas paternas, como todas las mujeres, tienen dos cromosomas X, y pasan uno de ellos a sus hijos que, a su vez, se lo pasan a sus hijas. Por tanto, las abuelas paternas tienen un nivel de parentesco del 50 por ciento con sus nietas, al menos en lo que se refiere al cromosoma X. Pero las abuelas paternas no tienen ningún cromosoma X en común con sus nietos varones, que obtienen su cromosoma X de la madre. Y las abuelas maternas están relacionadas en un 25 por ciento por igual con sus nietas y nietos en sus cromosomas sexuales, ya que cada uno de estos descendientes tiene sólo una probabilidad del 25 por ciento de recibir un cromosoma X concreto de una de sus abuelas.

Knapp y sus colegas se concentraron en la supervivencia de los nietos en siete sociedades (actuales e históricas) para las que existen registros familiares de calidad. Las sociedades analizadas incluyen aldeas de granjeros de Japón, Etiopía, Gambia y Malawi, así como ciudades de Alemania, Inglaterra y Canadá fundadas a partir de 1600. Los datos se obtuvieron de registros eclesiales y civiles. Cuando los datos de las siete poblaciones se combinaron en un meta-análisis, se encontró una correlación altamente significativa entre el grado de parentesco de las abuelas viviendo con o cerca de una familia y la tasa de supervivencia de sus nietos. De esta manera las abuelas paternas eran las más beneficiosas para la supervivencia de sus nietas y las que menos para sus nietos, mientras que las abuelas maternas mostraron unos efectos intermedios.

Queda sin responder, sin embargo, cual es el mecanismo exacto que lleva aparentemente a las abuelas a favorecer a algunos nietos frente a otros. No hay pruebas de que lo hagan a propósito. Un nuevo misterio por resolver.

Referencias:

[1]

Fox, M., Sear, R., Beise, J., Ragsdale, G., Voland, E., & Knapp, L. (2009). Grandma plays favourites: X-chromosome relatedness and sex-specific childhood mortality Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences DOI: 10.1098/rspb.2009.1660

[2]

Hawkes, K. (1998). Grandmothering, menopause, and the evolution of human life histories Proceedings of the National Academy of Sciences, 95 (3), 1336-1339 DOI: 10.1073/pnas.95.3.1336

5 comentarios:

El Carlos dijo...

Buen Blog, no lo habia encontrado antes y espero seguir leyendolo.

Mis conocimientos son bastante mundanos, pero me queda una duda, es claro que no es óptimo para la especie perder la capacidad reproductiva a tan corta edad, y vemos en el comportamiento de las abuelas la solucion a esto, sin embargo, no sera que la razon de esta perdida tan temprana se deva a que en las primeras etapas de nuestra evolucion la esperanza de vida era de tan solo 30-40 años?, no sera el comportamiento de las abuelas mas una adaptacion a una vida mas longeva?

Espero haber planteado mi duda claramente.

Saludos

César dijo...

Gracias por el comentario y la apreciación, Carlos.

Mis conocimientos, ciertamente mundanos (tiendo a pensar que no existen de otra clase), no bastan para darte una respuesta concluyente. Sin embargo, se me ocurre que pudo ser exactamente al revés de como lo planteas. Si hay que darse prisa en reproducirse (con 12 años, por ejemplo) lo más eficiente desde el punto de vista de la transmisión de los genes de la abuela puede ser la división del trabajo, tu te reproduces que yo busco comida, porque sería marginalmente más rentable que intentar reproducirse otra vez por parte de la abuela.

Un cordial saludo.

Anónimo dijo...

Antes los abuel@s solo vivan hasta los 62 años, ahora viven a los 80, los padres de ahora estan dejando toda la responsabilidad de la crianza a las abuelas, aun no se sabe que efecto tendrá esta en la siguiente generacion

@ivalladt dijo...

El aumento de nuestra esperanza de vida tiene consecuencias evolutivas inesperadas. La importancia de las abuelas todos la conocíamos, sólo que ahora tenemos soporte científico. Compartido en mi Facebook.

César dijo...

Muchas gracias, Ismael.