jueves, 8 de octubre de 2009

La actividad cerebral se incrementa en el momento de la muerte.

Las lecturas eléctricas de siete pacientes que murieron en la unidad de cuidados intensivos del Centro Médico de la Universidad George Washington (EE.UU.) sugieren que el cerebro sufre un aumento acusado de actividad en el momento de la muerte, según un estudio publicado en el Journal of Palliative Medicine por el equipo médico que les atendió, dirigido por Lakhmir S. Chawla. Este resultado sugiere una posible explicación de las llamadas experiencias cercanas a la muerte.

El principal objetivo de los cuidados paliativos es hacer el fallecimiento de los pacientes lo menos doloroso y angustioso posible. Dentro de los cuidados paliativos que se estaban dando a los pacientes del estudio, el equipo médico usó para monitorizar su estado monitores de alerta. Estos monitores son dispositivos comerciales diseñados para ayudar a los anestesistas a controlar lo “despiertos” que están los pacientes, y combinan las lecturas electroencefálicas de los lóbulos centrales en una sola señal que refleja el estado de alerta del paciente.

En cada uno de los siete pacientes, neurológicamente intactos, el equipo médico se dio cuenta de que en el momento en el que la presión sanguínea caía a cero había un incremento repentino de la actividad cerebral.
Esta no es la primera vez que este fenómeno se detecta, pero los informes anteriores eran casos aislados en los que el incremento de actividad podría haber sido debido a una interferencia eléctrica de otras fuentes. En los casos que nos ocupan, los médicos adoptaron las medidas oportunas para garantizar que las fuentes mencionadas como origen de las interferencias no estuviesen presentes.

Como explicación del fenómeno sugieren que el incremento repentino fue debido a una despolarización anóxica: un proceso en el que la falta de oxígeno desestabiliza el equilibrio químico a ambos lados de las membranas de las neuronas, lo que conlleva un último estallido de actividad.

En este punto es a lo mejor conveniente recalcar que estamos hablando de siete casos, y que no se han empleado equipos de medición neuroeléctrica de un nivel suficiente como para hacer mediciones de precisión, aunque, claro está, tampoco era este el objetivo en una unidad de cuidados intensivos. Es necesaria pues una investigación planificada, con instrumentos adecuados, para poder conocer mejor el fenómeno antes de dar ninguna explicación como totalmente válida.

No obstante lo anterior, los investigadores sí se atreven a lanzar una hipótesis sobre las “experiencias cercanas a la muerte”: “Especulamos que aquellos pacientes que sufren un paro cardiaco y que son resucitados con éxito podrían recordar las imágenes y recuerdos provocados por esta cascada [la despolarización anóxica]. Ofrecemos esto como una explicación potencial de la claridad con la que muchos pacientes tienen 'experiencias fuera del cuerpo' cuando se les resucita con éxito de un suceso cercano a la muerte”.

Referencia:

Chawla, L., Akst, S., Junker, C., Jacobs, B., & Seneff, M. (2009). Surges of Electroencephalogram Activity at the Time of Death: A Case Series Journal of Palliative Medicine DOI: 10.1089/jpm.2009.0159

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Citado en: Reflepsiones

César dijo...

Gracias