jueves, 28 de mayo de 2009

La eyaculación precoz tiene una componente genética.


La eyaculación precoz podría ser un problema de origen genético, la disfunción eréctil, no.

Investigadores de la Universidad Abo Akademi de Turku (Finlandia) han estudiado el equilibrio entre factores genéticos y ambientales en las disfunciones sexuales de los varones durante la primera relación sexual.

Para ello, el equipo dirigido por Pekka Santtila entrevistó a 3.186 gemelos varones  y a sus hermanos (mayores y menores) sobre su primera vez.  Muchos participantes en el estudio afirmaron que habían sufrido disfunción eréctil y eyaculación precoz en su primer encuentro sexual. Estos problemas se atribuyen habitualmente a factores externos (estar borracho, bajo el efecto de las drogas, nerviosismo, cansancio), y el estudio confirma que esto es cierto para la disfunción eréctil. Por otra parte la eyaculación precoz no parece tener sólo un origen psicológico sino que estaría fuertemente ligada a factores genéticos. Los resultados se han publicado en el Journal of Sex and Marital Therapy [1].

Este estudio viene a confirmar los resultados obtenidos por  Marcel Waldinger de la Universidad de Yale y otros investigadores de varios hospitales y universidades de Holanda [2], según el cual la eyaculación precoz estaría asociada a polimorfismos, las distintas formas alternativas que puede tener un gen, en la neurotransmisión de la serotonina, concretamente en el gen de sus receptores específicos 5-HTT. Así existen tres genotipos posibles: SS, SL y LL. Los varones con genotipo SS “durarían” el doble que los que tienen el LL, y los que tienen el SL un 90% más que estos últimos.

La buena noticia es que esto abre la vía para la investigación de tratamientos farmacológicos para el tratamiento de la eyaculación precoz gracias a una mejor comprensión de los mecanismos subyacentes. Así, por ejemplo, los resultados ya obtenidos con la dapoxetina [3] atribuidos a su acción antidepresiva  y de reducción del estrés, podrían estar de hecho actuando sobre la transmisión de la serotonina, al ser este fármaco un inhibidor de la recaptación del neurotransmisor.

Es necesario recordar que sigue existiendo una componente psicológica en las disfunciones sexuales, por lo que no deben abandonarse o descartarse las intervenciones en este aspecto.

Referencias:

[1]

Santtila P., Sandnabba N.K., & Jern P. (2009). Prevalence and determinants of male sexual dysfunctions during first intercourse.Journal of Sex and Marital Therapy 35(2), 86-105 PMID: 19266379

[2]

Janssen, P., Bakker, S., Réthelyi, J., Zwinderman, A., Touw, D., Olivier, B., & Waldinger, M. (2009). Serotonin Transporter Promoter Region (5-HTTLPR) Polymorphism is Associated with the Intravaginal Ejaculation Latency Time in Dutch Men with Lifelong Premature Ejaculation Journal of Sexual Medicine, 6 (1), 276-284 DOI: 10.1111/j.1743-6109.2008.01033.x

[3]

Safarinejad, M. (2007). Safety and Efficacy of Dapoxetine in the Treatment of Premature Ejaculation: A Double-Blind, Placebo-Controlled, Fixed-Dose, Randomized Study Neuropsychopharmacology, 33 (6), 1259-1265 DOI: 10.1038/sj.npp.1301500