domingo, 3 de mayo de 2009

Barnard 68: a punto de dar a luz


Barnard 68 es una nube molecular oscura situada a alrededor de 400 años luz de la Tierra, hacia la constelación Ofiuco (u Ophiucus, el portador de la serpiente). Contiene mayormente hidrógeno molecular mezclado con otras moléculas y granos de polvo en concentraciones tan altas como para hacerla completamente opaca a las longitudes de onda visibles. Su proximidad  a nuestro Sol y su opacidad hacen que aparezca completamente oscura a nuestra vista, no hay ninguna estrella entre ella y nosotros y la luz de las que están detrás no pueden atravesarla. Su opacidad también hace que su interior sea extremadamente frío, del orden de 16 K (-257 C). Su masa es unas dos veces la del Sol y mide aproximadamente medio año luz de extremo a extremo. Se piensa que las estrellas nacen en lugares oscuros y fríos como este.

 

Sin embargo Barnard 68 todavía no tiene estrellas; antes de que una estrella pueda formarse en el núcleo, necesita contraerse bajo la fuerza de la gravedad durante un período de tiempo suficiente para iniciar la fusión nuclear. Hay pruebas contradictorias sobre si Barnard 68 es aún estable o ya está en una primera fase de colapso gravitatorio. Burkert y Alves han publicado un artículo en el Astrophysical Journal del 20 de abril en el que argumentan que, lejos de ser una nube molecular estable y aislada, Barnard 68 está en plena colisión con otra nube más pequeña, como sugeriría su forma distorsionada y asimétrica. Sus simulaciones numéricas de la colisión implican que pueden verse ya signos de un colapso gravitatorio inminente. Bien entendido, inminente en términos astronómicos implica que se formará una estrella de baja masa del tipo del Sol rodeada por gas interestelar difuso y caliente en unos 200.000 años.

 

Más información: Astrophys. J. 695, 1308 (2009).