jueves, 5 de julio de 2007

Huellas del segundo paso.

Las moléculas que forman los pilares básicos para la vida no se encuentran solamente en la Tierra. Decíamos ayer que versiones sencillas, y no tan sencillas, de ellas pueden encontrarse en el espacio interestelar. También en los meteoritos y en los cometas se han detectado. Dos reflexiones acuden a nuestra mente. Por una parte, parece que la vida está esperando para surgir solamente un ambiente propicio y, por otra, la Tierra no debería ser un caso único.
Los resultados que hoy publica Nature obtenidos por la sonda Cassini en sus sobrevuelos de Hiperión, la luna de Saturno, revelan la presencia de hidrocarburos combinados con hielo de dióxido de carbono en su superficie. Una circunstancia ideal para que la fotoquímica colabore en la creación de moléculas aún más complejas. Como dice el Dr. Cruikshank, investigador principal del artículo, “esto no significa que hallamos encontrado vida, sino una indicación más de que la química básica necesaria para la vida está extendida por el universo”.

Nature: http://www.nature.com/nature/journal/v448/n7149/abs/nature05948.html
Hiperión: http://es.wikipedia.org/wiki/Hiperión_(luna)