jueves, 26 de julio de 2007

El darwinismo cuántico y la realidad objetiva.

¿Cómo surge una realidad objetiva a partir del mundo cuántico? La interpretación de Copenhague de la mecánica cuántica, la considerada estándar, parece apuntar a una realidad subjetiva, dependiente del observador. Esta interpretación lleva a la pregunta ¿existe el universo cuando nadie mira?
Todas las versiones de la interpretación de Copenhague incluyen al menos una versión metodológica formal para el colapso de la función de onda en la que los valores no observados se eliminan de las consideraciones posteriores.
Desde un punto de vista subjetivista, el que afirma que la función de onda representa nada más que conocimiento, el colapso de la función de onda puede interpretarse como que un observador se informa sobre algo que antes era ambiguo. Esta ambigüedad, esta falta de objetividad, era lo que rechazaba Einstein de esta interpretación.
¿Es posible una interpretación objetiva de la mecánica cuántica? Intentos ha habido, con diferentes aproximaciones. Uno de los más recientes y, desde nuestro punto de vista, más interesantes es el denominado darwinismo cuántico. Lo que viene a afirmar es que nosotros no interactuamos con el mundo cuántico directamente sino con su entorno. Por ejemplo, cuando se miden las propiedades de un ion lo que se mide realmente son las alteraciones que produce su presencia en el campo electromagnético. El entorno sería pues un testigo activo, un reportero que no sólo observa pasivamente sino que decide qué información proporcionar.
Por lo tanto, la decoherencia del sistema cuántico se produciría al interaccionar con el entorno. El entorno almacenaría información acerca del mismo. Cuando existen muchas copias, la información es redundante y efectivamente objetiva o, dicho de otra manera, distintos observadores obtienen el mismo resultado, pero ninguno puede cambiarlo o borrarlo. Cuando la información acerca de un observable es redundante, la información de los observables complementarios se hace inaccesible y deja de existir de forma efectiva. Esta proliferación selectiva de información “apta” a expensas de la incompatible (complementaria) es darwinismo cuántico.

S.E.P.: http://plato.stanford.edu/entries/qm-copenhagen/
New Scientist: http://www.newscientist.com/article.ns?id=mg19426104.700&feedId=quantum-world_rss20
Artículo original: http://www.arxiv.org/abs/0704.3615