martes, 3 de junio de 2008

Listos para el GLAST

El Universo alberga numerosos fenómenos hermosos y exóticos, algunos de los cuales pueden generar casi inconcebibles cantidades de energía. Agujeros negros supermasivos, estrellas de neutrones en colisión, corrientes de gases calientes moviéndose a una velocidad cercana a la de la luz…estas son sólo algunas de las maravillas que generan radiación de rayos gamma, la forma más energética de radiación, miles de millones de veces más energética que el tipo de luz visible por nuestros ojos. ¿Qué ocurre como para producir tanta energía? ¿Qué le ocurre al medio cercano que rodea estos fenómenos? ¿Cómo contribuye el estudio de estos objetos energéticos a nuestra comprensión de la naturaleza misma del Universo y como se comporta?

El Telescopio Espacial de Gran Área de Rayos Gamma, GLAST por sus siglas en inglés (Gamma-ray Large Area Space Telescope) abrirá este mundo de alta energía a la exploración y nos ayudará a contestar estas preguntas. Con el GLAST, los astrónomos dispondrán de una herramienta extraordinaria para estudiar cómo los agujeros negros, conocidos por engullir materia, pueden expulsar chorros de gas a velocidades fantásticas. Los físicos serán capaces de estudiar partículas subatómicas a energías mucho mayores que las que se pueden ver en los aceleradores de partículas de la Tierra. Y los cosmólogos obtendrán valiosa información acerca del nacimiento y la evolución temprana del Universo.

Para esta empresa única, que une a las comunidades de astrofísicos y físicos de partículas, la NASA ha formado equipo con el Departamento de Energía de los Estados Unidos y con instituciones de Francia, Alemania, Japón, Italia y Suecia. General Dynamics ha construido la nave espacial. El lanzamiento está previsto para no antes del 7 de junio de 2008. El estado de la misión se puede obtener en www.nasa.gov/glast.

Objetivos de la misión

· Explorar los medios más extremos del Universo, donde la naturaleza pone en juego energías más allá de cualquier cosa posible en la Tierra.

· Buscar señales de nuevas leyes de la física y de lo que compone la misteriosa Materia Oscura.

· Explicar cómo los agujeros negros aceleran inmensos chorros de materia a casi la velocidad de la luz.

· Ayudar a desentrañar los misterios de esas tremendamente poderosas explosiones conocidas como brotes de rayos gamma.

· Contestar viejas preguntas de un amplio abanico de temas, incluyendo las erupciones solares, púlsares y el origen de los rayos cósmicos.