martes, 17 de junio de 2008

De neuronas espejo y erecciones.

De todos es sabido que observar imágenes pornográficas hace que los hombres tengan erecciones. Pero ¿cómo funciona esta respuesta a nivel cerebral? Esto es precisamente lo que el equipo del Dr. Harold Mouras de la Université de Picardie (sí, lo sé...Universidad de Picardía) Jules Verne en Amiens ha intentado averiguar, la fisiología cerebral de las erecciones inducidas visualmente.

El equipo sospechaba que las neuronas espejo podían desempeñar un papel importante. Una neurona espejo es aquella que se activa (dispara) tanto cuando el individuo actúa como cuando ve a otro individuo (especialmente un congénere) realizar la misma acción. Por lo tanto, la neurona refleja como en un espejo el comportamiento del otro individuo tal y como si el que observa fuese el que está actuando.

Los investigadores invitaron a 8 hombres jóvenes al laboratorio y les pidieron que viesen tres tipos de fragmentos de vídeo. A la par que documentales sobre pesca y retazos de Mr. Bean, los voluntarios también vieron vídeos eróticos de hombres acariciando mujeres desnudas, disfrutando de una felación o en pleno acto sexual.

Mientras los voluntarios veían las películas, los investigadores observaban sus cerebros usando resonancia magnética funcional (fMRI, por sus siglas en inglés). Al mismo tiempo vigilaban el otro órgano objetivo usando un pletismógrafo (del gr. plethismós, aumento, y grapho, escribir; aparato que sirve para registrar gráficamente las variaciones de volumen de un miembro; básicamente es un tubo estanco en el que el aumento del tamaño del pene provoca variaciones de presión).

Tal y cómo se preveía, todos los sujetos experimentaron erecciones y muchas partes del cerebro se iluminaron.

Lo interesante fue que el volumen de las erecciones se correlacionaba con la fuerza de la activación en una parte del cerebro llamada pars opercularis (que junto al pars triangularis forma el área de Broca) que es conocida por mostrar actividad de neuronas espejo. Lo más intrigante es que la activación cerebral precede la respuesta del pene: las neuronas espejo serían las que dan la orden.

Este estudio sería por tanto el primero en sugerir que las neuronas espejo no sólo están implicadas en las acciones observadas, sino también en las respuestas automáticas a esas observaciones.


Original: http://dx.doi.org/10.1016/j.neuroimage.2008.05.051