sábado, 21 de junio de 2008

La Tierra era habitable hace 4.300 millones de años.



Un nuevo análisis de muestras del mineral más antiguo que existe sobre la corteza terrestre, el circón (silicato de circonio), sugiere que un clima riguroso pudo haber erosionado e incluso posiblemente destruido la superficie de los primeros continentes de la Tierra.


El circón ofrece la posibilidad de echar un vistazo atrás en el tiempo hasta hace 4.400 millones de años, cuando el planeta sólo tenía 150 millones de años. Debido a que estos cristales son excepcionalmente resistentes a los cambios químicos, se han convertido en la referencia para determinar la edad de rocas antiguas.


El Dr. John Valley de la Universidad de Wisconsin en Madison ya demostró usando estos minerales que los continentes rocosos y el agua líquida se formaron en la Tierra mucho antes de lo que se suponía, hace alrededor de 4.200 millones de años.


En un artículo publicado en Earth and Planetary Science Letters por el propio Valley junto a Takayuki Ushikubo y Noriko Kita (también de la Universidad de Wisconsin-Madison) han adelantado la existencia de los continentes rocosos y el agua líquida 100 millones de años hasta los 4.300 millones pero, eso sí, sometidos a la inclemencias de un clima extremo (con lluvia ácida debida a los altísimos niveles de CO2). Esta circunstancia podría explicar porqué no existen muestras de roca de los primeros 500 millones de años después de que la Tierra se formase.


Las explicaciones anteriores para las rocas desaparecidas incluían el bombardeo de meteoritos y la posibilidad de que la Tierra fuese un mar al rojo vivo de magma en el que las rocas no podían formarse.


El análisis del equipo de Ushibuko sugiere unas circunstancias completamente diferentes. Los investigadores usaron un sofisticado instrumento llamado microsonda iónica para analizar el ratio de isótopos del elemento litio en muestras de circón provenientes de Jack Hills [Jack Hills zircon en la imagen], en el oeste de Australia. Comparando estos resultados con los obtenidos en muestras de la corteza continental y en rocas primitivas similares a las del manto de la Tierra, encontraron pruebas de que el planeta ya tenía inicios de continentes, temperaturas relativamente frías y agua líquida para la época en que se formaron los circones de Australia. Es decir, hace 4.300 millones de años la Tierra tenía condiciones habitables.
.