lunes, 7 de octubre de 2013

Galileo vs. Iglesia Católica redux (VI): Visiones


Con todo lo que llevamos explorado en esta serie podemos ver que el debate Galileo – Iglesia Católica [IC], por la parte que compete a la filosofía de la ciencia (y no a la sociología) se reduce a dos cuestiones. La primera es si Belarmino estaba tratando realmente la visión geocéntrica como no falsable; quizás convenga recordar que la falsabilidad no es una característica intrínseca de las hipótesis, sino la actitud con la que se tratan dicha hipótesis. La segunda, íntimamente relacionada con la primera, es que, reconociendo ambas partes la existencia y validez de las mismas pruebas (Escrituras y observaciones), la discusión se reduce a qué pruebas pesan más; recordemos también que de ninguna de las observaciones de Galileo se deduce necesariamente la certeza de la visión heliocéntrica. Ambas cuestiones ilustran problemas recurrentes en el desarrollo de la ciencia, de ahí el interés en reflexionar sobre ellas.

Veamos con un poco de mayor profundidad los puntos de vista de Galileo y Belarmino. 

Conforme se desarrollaba la discusión, tanto Galileo como Belarmino terminaron expresando sus puntos de vista por escrito. El de Belarmino donde quizás mejor se recoja sea en la denominada Carta a Foscarini [CF], de 1615. El de Galileo aparece en partes de un texto más largo conocido como Carta a la Gran Duquesa Cristina [CGDC]también de 1615 (esta Cristina, por cierto, era un miembro prominente de la familia Medici, y a Galileo le convenía especialmente que estuviese convencida de que sus puntos de vista no eran heréticos).

Continúa leyendo en el Cuaderno de Cultura Científica