lunes, 7 de octubre de 2013

Ética normativa y evolución: de obra de Dios a ilusión



En las últimas décadas muchos trabajos de investigación se han centrado en intentar dilucidar el origen de nuestros comportamientos éticos, qué ventajas dichos comportamientos habrían tenido en el pasado de la especie o cómo pueden utilizarse, como de hecho se usan, por parte de vendedores, publicistas y demás profesionales de la influencia. Pero ¿pueden las consideraciones evolutivas arrojar algo de luz sobre cómo debemos comportarnos?

Existe un argumento bastante común que concluye que la respuesta a nuestra pregunta es un rotundo y sonoro “no”. Pero, por otra parte, recientemente algunos pensadores han aportado argumentos a favor del “sí”. En lo que sigue exploraremos someramente la interacción entre evolución y ética normativa. En primer lugar nos centraremos en un argumento tradicional que concluye que las consideraciones evolutivas no pueden aportar nada sobre la ética normativa. Después conoceremos brevemente dos posiciones contrarias, pero que, además, llegan a conclusiones opuestas sobre las implicaciones que las consideraciones evolutivas tienen para la ética normativa.