martes, 14 de julio de 2009

Un gen, el cerebro y el mal genio de los niños.

Es conocido que cuesta más trabajo tranquilizar a unos bebés que a otros. Ello no implica necesariamente que los padres sean más o menos hábiles a la hora de tratarlos, lo que puede servir de alivio a algunos. Según un nuevo informe que aparece en Psychological Science, el mal genio de los niños puede ser debido, al menos en parte, a la combinación de un gen concreto y a un patrón de actividad cerebral específico.

El patrón de actividad cerebral en el córtex frontal del cerebro se ha asociado con varios tipos de temperamentos en niños. Por ejemplo, los niños que tienen más actividad en el córtex frontal izquierdo se caracterizan por ser fáciles de tratar y se calman también con facilidad. Por contra, los niños con mayor actividad en la mitad derecha del córtex frontal son temperamentalmente “negativos”, se alteran con facilidad y son más difíciles de tranquilizar.

Las interacciones gen-entorno que implican factores ambientales externos se sabe que modelan el desarrollo de la personalidad y el comportamiento (a este respecto, se puede leer, por ejemplo: Influencias genéticas y ambientales en la homosexualidad). Aunque se había lanzado la hipótesis de que las interacciones gen-entorno que implican factores ambientales internos también tienen un papel igualmente importante, no se había aplicado este enfoque experimentalmente hasta ahora al estudio del desarrollo del carácter a corta edad en humanos.

En este artículo [1], Louis Schmidt de la Universidad McMaster (EE.UU.) y sus colegas informan del resultado de sus investigaciones sobre si la interacción entre la actividad cerebral y el gen DRD4 (receptor de la dopamina D4) consegue predecir el carácter de los niños. En varios estudios anteriores (un meta-estudio en [2]), la versión (alelo) más larga de este gen se había asociado a mayor receptividad sensorial, comportamiento que busca el riesgo , y problemas de atención en niños. En este estudio, la actividad cerebral se midió en los niños cuando tenían 9 meses mediante electroencefalografía (EEG). Cuando los niños cumplían los 48 meses, sus madres respondían un cuestionario sobre el comportamiento de las criaturitas y se tomaba una muestra de ADN para el análisis del gen DRD4.

Los resultados obtenidos indican que existe una relación entre actividad cerebral, comportamiento y el gen DRD4. De los niños que presentaron mayor actividad cerebral en el córtex frontal izquierdo cuando tenían 9 meses, aquellos que tenían el alelo largo de DRD4 eran más “tranquilizables” a los 48 meses. Por otra parte, los niños con el alelo largo que habían registrado mayor actividad en el córtex frontal derecho, eran los menos “tranquilizables” de todos, además de tener mayores problemas de atención comparados con los demás niños. Los niños con el alelo corto presentaban características mixtas, independientemente de la actividad cerebral.

Estos hallazgos indican que la versión larga del gen DRD4 actúa como regulador del carácter de los niños. Correlación no implica causalidad: así los autores indican que “los resultados sugieren que es posible que el alelo largo del DRD4 juegue distintos papeles, para mejor o para peor, en el carácter de los niños” dependiendo de las condiciones internas del cuerpo, y concluyen que el patrón de actividad cerebral (mayor o menor activación del córtex frontal izquierdo o derecho) puede influir en que el DRD4 sea un factor en los problemas de atención y capacidad para calmarse de los niños. Probablemente hay otros muchos factores que influyen, pero los padres ya tienen un gen al que culpar de los berridos irrefrenables de su crío.


Referencias:

[1]

Schmidt, L., Fox, N., Perez-Edgar, K., & Hamer, D. (2009). Linking Gene, Brain, and Behavior: DRD4, Frontal Asymmetry, and Temperament Psychological Science, 20 (7), 831-837 DOI: 10.1111/j.1467-9280.2009.02374.x

[2]

Schinka, J., Letsch, E., & Crawford, F. (2002). DRD4 and novelty seeking: Results of meta-analyses American Journal of Medical Genetics, 114 (6), 643-648 DOI: 10.1002/ajmg.10649