viernes, 24 de julio de 2009

Los misterios de la mente artística.


Cada vez que un pollo de gaviota argéntea ve un pico de adulto, comienza a picotearlo, rogando por un poco de comida regurgitada. Puede que en este instinto se base uno de los principios básicos del arte visual contemporáneo.

Este reflejo de los pollos de gaviota puede ser manipulado. Si se les enseña un pico falso, digamos un palo de madera con un punto rojo como el que aparece en el extremo del pico de una gaviota adulta, lo picotean vigorosamente también; si tuviese tres puntos rojos lo picotearían frenéticamente. Abstraer y exagerar las características relevantes del pico de una madre gaviota refuerza la respuesta. Este fenómeno se conoce como efecto pico-desplazamiento ya que el picoteo del pico se produce como consecuencia de un estímulo desplazado.

En 1906, Pablo Picasso estaba decidido a reinventar el retrato y romper las fronteras del realismo, y una de sus primeras modelos fue Gertrude Stein. Después de meses en su estudio de París, rehaciendo cuidadosamente el reparto de la pintura sobre el lienzo, Picasso no estaba todavía satisfecho. No terminó el cuadro hasta después de un viaje a España.

Lo que Picasso vio en ese viaje que le afectó tan profundamente todavía es objeto de debate pero, sea lo que fuese, su estilo cambió para siempre. Cuando volvió a París, le dio a Stein la cabeza de una máscara primitiva. La perspectiva se aplanó y su cara se convirtió en una serie de ángulos marcados. Picasso había intencionadamente representado mal varios aspectos de su apariencia, convirtiendo el trabajo [en la imagen] en uno de los primeros de la caricatura cubista.

A pesar de la licencia artística, Stein es todavía reconocible en el cuadro. Picasso tomó sus rasgos más distintivos, los ojos pesados y de gruesos párpados, la nariz aquilina, y los exageró. Mediante una distorsión cuidadosa, encontró una manera de intensificar la realidad. Como dijo Picasso, “el Arte es la mentira que revela la verdad”.

Lo que es sorprendente es que esas distorsiones a menudo nos hacen más fácil descifrar lo que estamos mirando, particularmente cuando las hace un experto. Hay estudios que confirman que somos capaces de reconocer caricaturas de personas reales más rápidamente que una foto real. El giro fusiforme, un área del cerebro que interviene en el reconocimiento facial, responde con más entusiasmo a las caricaturas que a las caras reales, ya que las caricaturas hacen énfasis en los rasgos que nos diferencian a unos de otros. En otras palabras, las abstracciones son como el efecto pico-desplazamiento, convirtiendo la obra de arte o la tira cómica en un superestímulo.

La astuta conexión entre los instintos de los pollos de gaviota y el arte abstracto es el trabajo de V.S. Ramachandran, director del Centro del Cerebro y la Cognición de la Universidad de California en San Diego. Ramachandran cree que el efecto pico-desplazamiento explica una amplia variedad de arte, desde el expresionismo abstracto a las antiguas esculturas religiosas, como la de la diosa Parvathi (s.XII) con exagerados rasgos femeninos. Estas creaciones, según Ramachandran, son ejemplos de la “hipérbole exagerada” que define el proceso artístico.

En este sentido, el trabajo de un artista es tomar formas ordinarias de la realidad, ya sea una expresión facial o un cesto de frutas, y hacer esas formas irresistibles para el cerebro humano. En palabras de Ramachandran, “Si las gaviotas argénteas tuviesen una galería de arte, colgarían de la pared un palo largo con tres puntos rojos en la pared; lo adorarían, pagarían millones de dólares por él, lo llamarían un Picasso, pero no comprenderían porqué se sienten hipnotizadas por él. Eso es todo lo que hace cualquier amante del arte cuando compra arte contemporáneo: comportarse exactamente como un pollo de gaviota”.

Ramachandran es un pionero de la neuroestética, un nuevo campo científico que emplea las herramientas de la neurociencia moderna, como las técnicas de imagen, para revelar los misterios del arte. Aunque mucha de esta investigación se centra en el arte actual, los científicos creen que sus hallazgos aplican a todos los artistas, incluidos los realistas, si bien reconocen que es más fácil estudiar la hipérbole visual de Picasso que la de Vermeer.


Bibliografía de V.S. Ramachandran

2 comentarios:

Suso dijo...

No veas, César, no publicas ni una entrada mala!!!

Siempre entendí la pintura de Picasso como una evolución lógica. Con ¿10? años, ya pintabas retratos "realistas" con más arte del que yo tendré nunca. Si a esa edad, ya dominas la técnica, el siguiente paso (si tus inquietudes te obligan a avanzar) es representar "emociones", y en eso, Picasso resultó ser un MAESTRO (apreciación subjetiva, por supuesto...)

Me ha hecho mogollón de gracia lo de "las gaviotas... colgarían de la pared un palo largo con tres puntos rojos en la pared...". Seuro que si!!!

Ya sabes dónde andamos!!

César dijo...

Gracias, Suso. Nos leemos.