jueves, 17 de diciembre de 2009

¿Cómo entendemos el lenguaje escrito?


¿Cómo sabemos que ciertas combinaciones de letras (grafías) tienen ciertos significados? La lectura y la ortografía son procesos complejos, que implican diferentes áreas del cerebro. Ahora, Kyrana Tsapkini y Brenda Rapp de la Universidad Johns Hopkins (EE.UU.) han identificado un área específica del cerebro, el llamado giro fusiforme izquierdo, que es necesario para la normal comprensión del significado de un texto escrito y la composición ortográficamente correcta. Los resultados se publicarán en el número de febrero (2010) de Cortex.

Los investigadores estudiaron la comprensión lectora y la ortografía de un paciente sometido a una intervención quirúrgica en la que se le extirpó parte del cerebro debido a un tumor. Las capacidades lectoras y ortográficas del paciente antes de la operación eran superiores a la media. El paciente y un grupo de voluntarios de control pasaron una serie de 17 pruebas experimentales que evaluó su comprensión y producción de lengua escrita, lengua hablada, así como el procesamiento de otras categorías visuales tales como caras y objetos.

Los resultados del estudio pusieron de manifiesto que el paciente era capaz de comprender el significado del lenguaje hablado tan prontamente como los otros participantes y que tenía una capacidad similar para procesar los objetos y las caras normalmente. Sin embargo, mostraba retrasos significativos a la hora de comprender el significado de los textos escritos y también tenía auténticas dificultades para escribir sin faltas de ortografía en las textos dictados, sugiriendo que estas habilidades requerían del uso del área del cerebro que había sido extirpada.

Según los autores este descubrimiento aporta pruebas claras de que existen estructuras específicas en esta parte del cerebro, el giro fusiforme medio izquierdo [en la imagen, tomada de la Anatomía de Gray, aparece como “fusiform gyrus”], que están especializadas y son necesarias para el procesamiento de la ortografía.

Referencia:

Kyrana Tsapkini & Brenda Rapp (2010). “The orthography-specific functions of the left fusiform gyrus: Evidence of modality and category specificity"; Cortex, 46 (2). (DOI no disponible aún)