miércoles, 22 de diciembre de 2010

Q2010: Moléculas extraterrestres


  1. Q2010: Un año memorable para la química
  2. Q2010: Moléculas extraterrestres
  3. Q2010: Una vida diferente
  4. Q2010: Juegos de luz
  5. Q2010: Nano creciente
  6. Q2010: Máquinas moleculares


En 2010 se han hecho descubrimientos interesantísimos en astroquímica. Entre ellos destacan los siguientes:

[1] Cami et al. usaron un espectrógrafo infrarrojo para identificar el buckminsterfulereno (C60) y el C70 en la nebulosa planetaria Tc1. El descubrimiento refuerza las teorías sobre las bandas interestelares difusas (DIB, por sus siglas en inglés), líneas de absorción que aparecen en los espectros astronómicos. De hecho, fue la investigación de las DIB una de las razones que llevó a Kroto et al. [*] a realizar los experimentos que llevaron al C60 en primer lugar.

[2] En otro lugar del universo, Decin et al. encontraron algo que antes se creía imposible: vapor de agua cerca de una estrella gigante rica en carbono. La investigación de la envoltura circunestelar de la estrella de carbono CW Leonis (IRC +10216), el flujo de polvo y gas alrededor de una estrella vieja y en expansión, puso de manifiesto docenas de líneas espectroscópicas correspondientes al vapor de agua a diferentes temperaturas y, por tanto, a localizaciones dentro de la envoltura. Tras este descubrimiento es necesario repensar la química que tiene lugar en las estrellas ricas en carbono conforme envejecen y se expanden.

[3] Dos equipos de astrónomos, Rivkin & Emery y Campins et al., publicaron el hallazgo de hielo de agua en la superficie del asteroide 24 Themis. Los equipos llegaron a la conclusión independientemente de que el asteroide contenía hielo de agua, de nuevo usando espectroscopía infrarroja. La combinación de los resultados permitió averiguar la existencia de una fina capa de hielo que cubre la totalidad de la superficie del asteroide. Dado que una capa tan fina debe sublimarse en el vacío del espacio muy rápidamente, los investigadores proponen que debe existir una reserva de hielo debajo de la superficie que renueva la capa superficial conforme se pierde. Estos hallazgos apoyan la hipótesis de que los asteroides trajeron agua a la Tierra, aunque probarlo sea otra cuestión.

[4] Goldman et al. sugirieron que los compuestos básicos para la vida podrían sobrevivir al impacto tras viajar hasta la Tierra en un cometa. Sus cálculos encontraron que las ondas de choque del impacto del cometa podrían provocar la aparición de oligómeros con uniones C-N de vida corta que, cuando se rompen, forman compuestos estables, entre ellos el aminoácido esencial glicina.

Referencias:

[1]

Cami, J., Bernard-Salas, J., Peeters, E., & Malek, S. (2010). Detection of C60 and C70 in a Young Planetary Nebula Science, 329 (5996), 1180-1182 DOI: 10.1126/science.1192035

[*]

Kroto, H., Heath, J., O'Brien, S., Curl, R., & Smalley, R. (1985). C60: Buckminsterfullerene Nature, 318 (6042), 162-163 DOI: 10.1038/318162a0

[2]

Decin, L., Agúndez, M., Barlow, M., Daniel, F., Cernicharo, J., Lombaert, R., De Beck, E., Royer, P., Vandenbussche, B., Wesson, R., Polehampton, E., Blommaert, J., De Meester, W., Exter, K., Feuchtgruber, H., Gear, W., Gomez, H., Groenewegen, M., Guélin, M., Hargrave, P., Huygen, R., Imhof, P., Ivison, R., Jean, C., Kahane, C., Kerschbaum, F., Leeks, S., Lim, T., Matsuura, M., Olofsson, G., Posch, T., Regibo, S., Savini, G., Sibthorpe, B., Swinyard, B., Yates, J., & Waelkens, C. (2010). Warm water vapour in the sooty outflow from a luminous carbon star Nature, 467 (7311), 64-67 DOI: 10.1038/nature09344

[3a]

Campins, H., Hargrove, K., Pinilla-Alonso, N., Howell, E., Kelley, M., Licandro, J., Mothé-Diniz, T., Fernández, Y., & Ziffer, J. (2010). Water ice and organics on the surface of the asteroid 24 Themis Nature, 464 (7293), 1320-1321 DOI: 10.1038/nature09029

[3b]

Rivkin, A., & Emery, J. (2010). Detection of ice and organics on an asteroidal surface Nature, 464 (7293), 1322-1323 DOI: 10.1038/nature09028

[4]

Goldman, N., Reed, E., Fried, L., William Kuo, I., & Maiti, A. (2010). Synthesis of glycine-containing complexes in impacts of comets on early Earth Nature Chemistry, 2 (11), 949-954 DOI: 10.1038/nchem.827



1 comentario:

R. Daneel Olivaw dijo...

Wow. ¿Vapor de agua? Increíble.

Recientemente encontraron (nuevamente) aminocácidos en una meteorito. Nota curiosa: a diferencia de otros hallazgos similares (donde se encontraban excesos enantioméricos), se trataba de una mezcla racémica.