jueves, 1 de noviembre de 2007

A vueltas con la constante de Planck y el nuevo kilo.



¿Quién dijo que sería fácil? El Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos está trabajando en la línea que describíamos en nuestro artículo “Redefiniendo el kilo” (link abajo) para conseguir unas mediciones de la constante de Planck de precisión suficiente para que el nuevo kilo se pueda basar en ella.

Los resultados obtenidos hasta ahora empleando una máquina de equilibrio de Watt constituyen todo un récord: incertidumbres de 36 partes por mil millones. Se necesita sin embargo afinar un poco más para que el método de medición desarrollado permita redefinir el kilo: 20 partes por mil millones y sin discrepancias irresolubles.

Si se consigue este nivel de precisión se habrá dado un gran paso, pero aún queda un aspecto fundamental nada baladí, a saber, que un laboratorio independiente alcance los mismos resultados empleando el mismo método. Y aquí es donde están surgiendo los problemas.

Empleando una máquina similar a la del laboratorio estadounidense, el equipo del Laboratorio Nacional de Física (NPL, por sus siglas en inglés) británico ha obtenido una discrepancia significativa en su resultado. Aunque las máquinas no son idénticas sí se basan en el mismo principio y uno esperaría unos valores más próximos.

Para hacernos una idea de la dificultad de lo que se está intentando conseguir, debemos tener en cuenta que la discrepancia es de 308 nW/W (la n significa nano, esto es, milmillonésima). Los resultados obtenidos han sido:

NPL: 6,62607095 · 10^-34 Js
NIST: 6,62606891 · 10^-34 Js

Ni que decir tiene que se sigue trabajando.

Redefiniendo el kilo: http://cesartomelopez.blogspot.com/2007/09/qu-es-un-kilo-s-me-refiero-al-kilogramo.html