lunes, 15 de agosto de 2011

La actividad carroñera de las células precursoras regula la neurogénesis en el cerebro.



Uno de los mayores descubrimientos de la neurociencia reciente es que los encéfalos adultos generan miles de nuevas neuronas cada día. Lo que también es cierto, pero suele mencionarse menos, es que la mayoría mueren. Un nuevo trabajo publicado en Nature Cell Biology por un equipo encabezado por Zhenjie Lu, de la Universidad de Virginia (EE.UU.), explica cómo el cerebro se encarga de las células muertas y cómo este proceso influye en la producción de nuevas neuronas.

En los humanos la neurogénesis, esto es, la formación de nuevas neuronas, cesa en grandes áreas del encéfalo en la edad adulta. Sin embargo, existen muchas pruebas de que se crea un número sustancial de nuevas neuronas en dos áreas, a saber, el hipocampo (asociado con algunas formas de memoria) y el bulbo olfatorio (relacionado con la percepción de olores).

Hay un momento en el que las células precursoras de neuronas comienzan a expresar una proteína asociada con los microtúbulos llamada doblecortina (DCX) que coincide con el momento en el que empiezan a dividirse activamente. Las neuronas recién nacidas continúan expresando DCX durante 2 ó 3 semanas, mientras maduran y se convierten en neuronas. Los investigadores han descubierto que las células progenitoras que ya expresan DCX, las llamadas DCX+, tienen un papel doble: en la regulación de la producción y en la eliminación de las neuronas fallidas.

Las células progenitoras en general actúan por lo común como un sistema de reparación del cuerpo, manteniendo el número de ciertas células especiales y con ellas la sangre, la piel y los tejidos intestinales. Este descubrimiento apunta a que estas células en el encéfalo tendrían además la habilidad de “limpiarse” unas a otras, beneficiando en última instancia el proceso de regeneración. Es decir, las células DCX+ aparte de tener su función como precursoras neuronales también actúan como fagocitos, actuando como carroñeras de sus hermanas muertas.

Podría existir la posibilidad de que este proceso pudiera ser manipulado para rejuvenecer el cerebro mediante la regulación del número de nuevas neuronas, lo que modificaría funciones cognitivas básicas, incluyendo el aprendizaje.

Referencia:


Lu, Z., Elliott, M., Chen, Y., Walsh, J., Klibanov, A., Ravichandran, K., & Kipnis, J. (2011). Phagocytic activity of neuronal progenitors regulates adult neurogenesis Nature Cell Biology DOI: 10.1038/ncb2299

1 comentario:

Jbros dijo...

Parece lógico entender que en el hipocampo se generen nuevas neuronas, y por eso recomiendan leer, tener una actividad mental activa durante la vida, etc. Pero porqué también nacen en el bulbo olfatorio? Qué hábitos aumentan la creación de neuronas en esta parte?