miércoles, 22 de abril de 2009

¿Piensas que la memoria empeora con la edad? La tuya sí.


Pensar que la memoria empeorará conforme envejezcas puede que sea la profecía que se autocumple. Investigadores de la Universidad del Estado de Carolina del Norte (EE.UU.) han encontrado que los ciudadanos mayores que piensan que la gente de más edad debería tener resultados peores en los tests de memoria obtienen, de hecho, resultados mucho peores que aquellos que no admiten los estereotipos sobre el envejecimiento y la pérdida de memoria.

En un estudio publicado a comienzos de este mes, el profesor de psicología Tom Hess y un equipo de investigadores han mostrado que la habilidad de los adultos más mayores para recordar se resiente cuando los estereotipos negativos “se activan” en una situación dada. “Por ejemplo, los mayores tendrá, resultados peores en un tipo particular de test de memoria si se les dice que la gente mayor no obtiene buenos resultados en ese test de memoria en concreto”, dice Hess. La memoria también sufre si los ciudadanos mayores piensan que están siendo “estigmatizados”, es decir, si piensan que otros los desprecian por su edad.

“Situaciones como esta deben formar parte del día a día de los mayores”, dice Hess, “como  el que el estar preocupados por lo que otros puedan pensar de ellos en el trabajo pueda tener un efecto negativo en su rendimiento, reforzando de esta manera los estereotipos negativos”. Sin embargo, el lado positivo es que aquellos que no se sienten estigmatizados, o aquellos en situaciones en las que se activan visiones de la vejez más positivas, presentan niveles significativamente mayores de rendimiento en los tests de memoria. En otras palabras, si tienes confianza en que la edad no devastará tu memoria, es más probable que te vaya bien en las tareas relacionadas con la memoria.

El estudio también puso de relieve otro factor interesante: los efectos negativos son mayores cuanto más altos son los niveles educativos de los adultos. Esto se interpreta como que es consistente con la idea de que aquellos que valoran más su capacidad para recordar cosas son los que más probabilidades tienen de ser sensibles a las implicaciones negativas de los estereotipos.

El artículo "Moderators of and Mechanisms Underlying Stereotype Threat Effects on Older Adults" de Hess, Hinson y Hodges apareció el 1 de abril en  Experimental Aging Research.