viernes, 29 de junio de 2007

El factor Ricitos de Oro, Dios y la constante de estructura fina

“Dios creó el universo para la vida y para el hombre. Las leyes que lo rigen son perfectas para la generación de la vida. Por ejemplo, si el protón tuviese una masa un 0,1% mayor que la del neutrón, los átomos directamente no existirían ya que los protones se desintegrarían (neutrones)." Este planteamineto, que afirma que de todos los universos posibles el que habitamos es el adecuado, es el factor Ricitos de Oro (sí, la del cuento, y que encontraba simplemente perfectos el tazón o la cama del bebé oso) o, si se prefiere, el principio antrópico.
Aparte de las argumentaciones lógicas que pueden aportarse para rebatir este planteamiento, podrían existir además pruebas físicas: La constante de estructura fina (CEF) [ver link más abajo] es una constante fundamental que caracteriza la interacción electromagnética. Feynman dijo de ella “Ha sido un misterio desde su descubrimiento hace más de 50 años, y todos los físicos teóricos buenos han puesto este número en la pared y se han preocupado por él”. ¿Cuál es el problema? Que el valor de la constante podría variar con el tiempo, como afirman los resultados del Dr. Webb. Sin embargo, los datos aún no son concluyentes. ¿Afirmarán los que ven la mano de Dios en todo que la variación de la CEF, en caso de confirmarse, es el plan de Dios para el fin del mundo?

CEF: http://es.wikipedia.org/wiki/Constante_de_estructura_fina
Artículo en Scientific American por Barrow y Webb: http://www.sciam.com/article.cfm?articleID=0005BFE6-2965-128A-A96583414B7F0000&ref=sciam